Miércoles 22 de Noviembre de 2017
Busca
Accede a tu cuenta Registrarse
Nacionales
Publicado: 09-11-2017

Nisman : la posición del cuerpo sería la clave para demostrar el crimen

El fiscal Taiano consideró que el cadáver fue acomodado por los asesinos para simular un suicidio.
ARGENTINA.- Para el fiscal Eduardo Taiano el informe de la Junta Interdisciplinaria de la Gendarmería determinó que "las circunstancias que rodearon la muerte de la víctima, impiden siquiera considerar la posibilidad de un suicidio" y que el asesinato cometido por dos personas -aún no identificadas- se prueba con la posición extraña en que se encontró el cadáver, las huellas hemáticas, y los pliegues de la toalla que tenía a los pies, entre otros indicios. Luego, adulterando la escena del crimen, se intentó simular un suicidio. Y en este contexto, Lagomarsino de quien sospecha pertenece a un servicio de inteligencia, facilitó el crimen con la entrega de la Bersa 22 con que fue asesinado Nisman, entre otras consideraciones.



Según el fiscal, "se trató de un homicidio, ocurrido en el interior del baño y en el que participaron dos victimarios, uno de ellos manipuló el arma, mientras que el restante lo asistió y manipuló el cuerpo de la víctima". Y a diferencia del informe de los médicos forenses de la Morgue Judicial, Taitano avaló que "la data de muerte rondaría las 29.2 horas, con una certeza del 98%, por lo que el homicidio se debería haber producido a las 2.46 horas del domingo 18 de enero de 2015". En el informe que había apoyado la ex fiscal Viviana Fein se había estimado la hora de la muerte a las 8 de ese domingo. Se trata de un dato clave, porque la llamada "ventana de la muerte", más y menos 5 horas, con el informe de Gendarmería incluye a Lagomarsino.

En su convencimiento que dio un giro a la causa, el fiscal valoró el análisis de la caída del cuerpo de Nisman en el baño. Para determinar en qué posición se encontraba Nisman "al momento del disparo, como así también cómo fue su caída, se han analizado -principalmente- los rastros hemáticos hallados en el interior del baño", junto a ciertas cuestiones médicas. 
El fiscal rechazó la hipótesis de la defensa según la cual Nisman se encontraba frente al espejo al momento del disparo. En cambio, los expertos de la Gendarmería Nacional sostuvieron que Nisman "se encontraba en la posición de rodilla a tierra (pierna izquierda flexionada y rodilla derecha apoyada sobre el piso), frente al vanitory y en dirección hacia la bañera". Allí hubo "dos personas -aún no identificadas-, una de ellas sosteniendo el cuerpo del Dr. Nisman en la posición mencionada, mientras que la restante se encontraba de pie, a la derecha y detrás de Nisman, y fue quien ejecutó el disparo mortal".

"Resulta llamativo, y a mi entender determinante, es la posición final en la que se encontró al Dr. Nisman (decúbito dorsal con sus miembros inferiores estirados), la cual -según los peritos de Gendarmería Nacional- carece de espontaneidad y naturalidad", subrayó el fiscal. También "resulta difícil explicar la ubicación en donde fue hallada el arma (detrás de su omóplato izquierdo), la forma en que se encontraba emplazado el cuello en torsión hacia la derecha, los pliegues verticales de la alfombra que se encontraba debajo de sus pies y los pliegues direccionados hacia arriba que presentaba su remera. Es decir, el estado en que fue hallado en su conjunto", agregó.

"Por lo tanto, resultan razonables los argumentos esgrimidos por los peritos de la Gendarmería de las dos querellas, quienes explicaron que la posición final en la que se encontró el cuerpo se debió a la intervención de terceras personas que lo manipularon y lo colocaron de esa manera, con el objetivo de simular una caída espontánea. La falta de naturalidad de la posición en que fue encontrado impide afirmar lo contrario", concluyó.



En cuanto a las dudas sobre Lagomarsino, resaltó que cuando se allanó su casa en el 2015 no se encontraron los equipos que usaba para entrar en forma remota en la computadora de Nisman y arreglarla. Se trata de un programa llamado "Team Viewer". Entonces, el técnico informático que tenía un poder para manejar una cuenta en el banco Merrill Lynch de Nueva York con 600 mil dólares. Lagomarsino "habría utilizado otro equipo informático que poseía los correspondientes programas de acceso remoto, circunstancia que no se aportó a la investigación y tampoco se pudo obtener a partir del registro domiciliario realizado". Por esta y otras actitudes el fiscal sospecha que Lagomarsino pertenece o colabora con algún servicio de inteligencia.

En ese sentido, Taino recordó que el lunes 19 de enero de 2015, dos testigos -entre ellos una jueza- coincidieron en que aquel mencionó a "Jaime" como la persona que advirtió a Nisman que debía cuidar a sus hijas por las amenazas que recibía. Se trata de las testimoniales prestadas por la jueza Silvia Susana González -quien investigó los delitos comunes de los que se acusaba al ex comisario Juan José Ribelli en la causa AMIA- y su esposo Guillermo Mario Invernizio, a quien conocía Lagomarsino. Y Jaime sería el ex director General de Operaciones de la SIDE, Antonio "Jaime" Stiuso, un aliado de Nisman en interna que mantenía el kirchnerismo por la causa AMIA. "No se cuenta con elementos firmes que permitieran asegurar que Diego Lagomarsino prestó funciones para algún servicio de inteligencia, lo cierto es que sí existen firmes indicios que lo posicionan como, al menos, cercano a miembros de éstos". Estos y otros datos "denotan que Lagomarsino podría tener la capacidad y los contactos necesarios como para, cuanto menos, intentar ocultar prueba determinante para esta investigación", escribió Taiano. 

En las más de 1000 páginas de su dictamen, Taiano ponderó las pruebas que la Gendarmería obtuvo a través de especialistas en medicina legal, balística forense, análisis instrumental, acústica forense, video judicial, planimetría, representación y animación 3D, huellas y rastros, infraestructura física, fotografía y video y diseño gráfico. Pero no solo se basó en el informe de Gendarmería, Taiano citó a la totalidad de los vecinos -más de 400- que viven en las torres del Complejo Le Parc de Puerto Madero -donde residía Nisman para que declaren como testigo. También entrecruzó llamadas de más de cuarenta y cinco mil abonados -en principio por parte de la Gendarmería y luego por la Dirección de Asistencia Judicial en Delitos Complejos y Crimen Organizado dependiente de la Corte, que constituyen una trama probatoria aún sin profundizar.

(Fuente: Clarín)
Tags:
Notas relacionadas
Comentarios
MN no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor y se reserva el derecho de eliminar comentarios contrarios a las leyes de la Rep. Argentina.