Lunes 20 de Noviembre de 2017
Busca
Accede a tu cuenta Registrarse
Editoriales
Publicado: 22-09-2017

Todos bailan para Macri

Oposición peronista sigue el ritmo y facilita los pasos.

Macri versus La Doctora. Segundos afuera.

La polarización arrastra hacia el descenso a las otras expresiones ambiciosas. Como Sergio, Titular de la Franja de Massa, y Florencio, El Loco. Les queda esforzarse para mantener lo que tienen, e impedir el carancheo inevitable. Asumen la certeza de quedar fuera del juego, para transformarse en defensivos espectadores.

Destino que le aguarda, al menos por dos años, también a la señora Margarita.

El cotejo de fondo, Macri-La Doctora, es un clásico desigual. Se juega en la cancha inclinada a favor de Macri, que tiene el poder. Y todo a su favor. Oposición (peronista) incluida.

Macri visitó el sábado Villa Paranacito, previo al arranque de la campaña

El Subestimado

En su rincón, Macri. Subestimado presidente del Tercer Gobierno Radical. Pudo diseñar, a su alrededor, la fuerza con presencia nacional. Con concepción movimientista (leer “El macrismo como movimiento”, cliquear).
Lo que no pudo lograr Alfonsín con la ideología, lo consigue Mauricio, con el Big Data, los tableros de control, la inteligencia de los globos amarillos y su suerte extraordinaria.

Contiene antagonistas internos que remiten a las distintas culturas. Radicales abducidos que se definen como progresistas, no participan en los mecanismos de decisión pero mojaron relativas medialunas. Con conservadores de una derecha que dista de asumirse como tal. Antiguallas.Con coalicionistas cívicos embelesados con la consagración electoral de la señora Carrió, que mantiene su propia y razonable estrategia.

Y tiene, aparte, a los desorientados antikirchneristas y antiperonistas de ramos generales, que detestan prioritariamente a La Doctora.

Con el atractivo genérico de la insustancialidad, en la bolsa sin fondo de Cambiemos, Macri supo introducir todo aquello que no es peronismo. Junto a los peronistas originarios, propia tropa como el Rojo Santilli, el Conde Amadeo, el Potro Ritondo, Il Consiglieri Grosso, el mini gobernador de Torre. Definitivamente amontonados con los antiperonistas brutales. En la misma bolsa.

Mientras tanto, acechan la bolsa otros peronistas huérfanos, sin conducción, ni jefe, ni fe. Piadosamente reticentes a la idea de pegarse otra vez a La Doctora.

zzzznacp2NOTICIAS ARGENTINAS BAIRES, AGOSTO 30: La expresidenta y senadora Cristina Kirchner durante el acto en el club Atenas de La Plata.Foto NA: AGLPzzzz

Son los que aún no se atreven a pegar el salto hacia la bolsa de la “racionalidad”. Para recibir, de inmediato, la pulserita protectora que habilita a presentarse como peronista perdonable, pero republicano.

Persisten en una especie incómoda de limbo, neutralizados por los conflictos que les deparan las trayectorias personales. Y cercados por la duda menos oportuna. ¿Y si a La Doctora le va bien? ¿Si desde la lona les gana a Bullrich, María Eugenia, Macri?

En el peronismo es ampliamente reconocido el fervor solidario que suele despertarse, de pronto, hacia el vencedor.

La Lideresa

En el otro rincón, La Doctora. Al contrario de Macri, tiene todo en contra. Desde los grandes medios de comunicación, a los que combatió inútilmente, hasta la totalidad de los tomos del Código Penal. Combo de la herencia del marido extinto. Y culpas propias.

Con el frepasito tardío que la impulsa a convertirse, preferiblemente, en la Lideresa que la izquierda nunca tuvo.

Sin embargo decide presentarse socialmente como peronista. Para proponer la unión de los diversos fragmentos espejados, la mayor parte decididos, en general, a no hacerle caso.

Cuenta, aparte, con el cansancio moral de los muchos que la aplaudieron hasta hace dos años. Ingratos que hoy la quieren jubilar.

La Doctora pretende fundar una épica de nueva resistencia, mientras los compañeros, hartos de ella, buscan aprovechar la oportunidad para despedirla.

Si la opción es La Doctora, la pasión del antikirchnerismo lleva, a estos culposos peronistas, a preferirlo a Macri. Sin aspirar, en la práctica, el aroma lúdico de la traición.

Indica que Macri, con semejante panorama, si se equivoca menos puede quedarse tranquilamente a vivir en el poder, con la perspectiva de diez años.

Pasión gorila

“Tiene que ganar Macri en 2017 para que el peronismo pueda presentar otra oferta mejor en 2019”.

Lo confirma el peronista enceguecido por el odio hacia La Doctora. Confiesa que le encantaría verla presa. Se acelera solo contra ella, sin aceptar que está afectado por la pasión gorila que niega.

“Si no es peronista un c…”, justifica.

El antikirchnerismo intenso derivó en neogorilismo. Patología que contiene a innumerables peronistas heridos, extrañamente “humillados y ofendidos”.

Son los personajes de Dostoievsky que garantizan la hegemonía de Macri.

Mientras tanto, en la provincia inviable, La Doctora se prepara para la segunda vuelta de octubre. Para la épica personal, acompañada del frepasito tardío, de los cuarentones incondicionales de La Cámpora, de la militancia desposeída de la Tercera Sección Electoral. Millones que enhebran a los mini-gobernadores que responden a las bases. Nunca a la inversa.

En otros distritos, mientras tanto, los dirigentes peronistas se “prueban las pilchas” que creen que La Doctora “va a dejar”. Aunque, según nuestras fuentes, en su tango no tenga el menor deseo de dejarlas.

Impresiona también que los peronistas antikirchneristas decidan, con tanta premura, jubilarla en la derrota deseada.

Con el cuento de la unión que hace la fuerza, persiste la tendencia a unificarse en contra del que detenta el poder. En nuestro caso, la unificación es para evitar el regreso de quien prefieren dejar afuera. Y terminar con la centralidad abrumadora, que agota.

Como ningún otro líder en la historia, Macri tiene el poder servido. A su merced. La vida se muestra con un horizonte amarillo que se ensancha.

Mientras resista, La Doctora es funcional a Macri. Lo dice Florencio, que cultiva, en la práctica, el macrismo ortodoxo. Como Sergio y Margarita.

DYN57, TIGRE, 14/07/2017, LOS PRECANDIDATOS A SENADORES POR EL FRENTE

Final con Bogart

Aunque La Doctora entre por la minoría, las sesiones de la Cámara de Senadores van a ser para cobrar la entrada.

Trasciende que el senador Miguel Pichetto, jefe de bloque del peronismo, Humphrey Bogart, no para de rosquear con los gobernadores. Ensaya los pasos para aislarla.

Institucionalmente, Pichetto logró conmoverlo a Macri. Desde que se convirtió en el principal dador voluntario de gobernabilidad. Aquí superó a Sergio, y hasta a Urtubey, El Bello Otero.

Para empezar la tarea tensa del esmerilamiento, de antemano Pichetto decide proscribirla. Para que La Doctora, aunque ahora confirme que es peronista, no se incorpore al bloque que preside.

Aparte, explica en el Rotary, “hizo otro partido, Unidad Ciudadana. Que arme otro bloque”.

“Es comprensible, cree que por culpa de ella no fue gobernador de Río Negro”, confirma la Garganta.

Después de tantos años de sometimiento y lealtad vertical, de tratarlo como a un empleado y ningunearlo, Humphrey Bogart activa su revancha. No quiere arriesgarse a que La Doctora, sólo para sobrarlo y reducirlo, con calculada perversidad lo mire. Fijo.
Tags:
Notas relacionadas
Comentarios
MN no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor y se reserva el derecho de eliminar comentarios contrarios a las leyes de la Rep. Argentina.