Lunes 25 de Septiembre de 2017
Busca
Accede a tu cuenta Registrarse
Editoriales
Publicado: 13-09-2017

Cuñado K, cuñado M

Sobre la grieta política y la familia como eje de división
EDITORIALES.- Yo te entiendo. El tipo no sólo es un vago que se casó con tu hermana sino que para colmo, en los asados familiares, te lo tenés que bancar hablando del desastre que dejó el kirchnerismo y de lo bien que le va a ir al país con Macri. Tranquilo macho. Respirá hondo. Pensá en tus sobrinos.

Hoy va a llegar y lo primero que te va a decir es que ustedes los kirchneristas están usando el tema de Maldonado para instalar que este gobierno es una dictadura y que Macri es la derecha encubridora. Pero calma. No reacciones. Sé vivo.

Vos sabés bien que el kirchnerismo duro está haciendo exactamente eso y tu cuñado sabe muy bien que vos no tenés la culpa de lo que dicen Sabbatella, Moreau y el de barba candado que baila en C5N. Que vos, aunque apoyás a Cristina, no pensás que Macri sea una dictadura. Pero te chicanea igual. Como vos a él. A eso vienen jugando ustedes dos desde hace años. Es hora de cortarla, macho.

En lugar de engancharte y arrancar le pelea de cada domingo, acercale una tablita con un salamito y un pancito y decile: “Tito, probate uno de estos que son de película”.

Si él te dice que esos salamines son buenísimos porque son de Tandil como Macri, hacete el boludo. ¿Qué le vas a hacer? 51% él, 49% vos y con tendencia a la baja. Y ahora en todo el país, estás 40 a 20 abajo. No es el mejor momento del partido para atacarlo.

La clave es entenderlo. ¿Vos pensás que a tu cuñado Tito le gustó ver la foto del Rabino Fravergman cargando el SmartTV?? No, de ninguna manera. En el fondo se quiere matar, pero ni loco va a ir al pie a darte la razón. Está agrandado, con viento en la camiseta y no se come ninguna. Fue a las PASO a enfrentar a Cristina, de visitante y con suplentes, y contra todos los pronósticos se trajo un empate que vale oro.

A vos te pasó al revés. Entre el Turco Asís y Artemio López te convencieron que ya habías ganado por 10 puntos y te comiste la mano de Monzón contra Benvenutti. Y encima ahora tenés miedo de que en octubre hagas el mismo papelón que hizo el tano cuando Carlitos le dio la revancha en Montecarlo y le duró tres rounds. Te juro que te entiendo. Te acecha la suma de todos los miedos: que se cumpla el pronóstico de Randazzo a la expresidenta cuando le dijo “te va a ganar Gladys González”.

Vos también querido, te la buscaste solito. Si le comprás el pescado a Artemio después no te quejes de que la corvina tenía los ojos hundidos, violáceos y con la cornea lechosa. Hay pescaderías más serias.

Es el momento de bajar un cambio, macho. No entrés en el juego. En todo caso, tirate para atrás y esperalo.

Ahora Tito te va a venir a hablar de economía. Obvio, el tipo se agrandó porque la cosa empezó a remontar y los números vienen dulces. Antes eran ustedes los que estaban desesperados por hablar de economía. Ahora son ellos. No le des el gusto y salí jugando con otro tema.

“Che Tito… ¿cómo la ves a Patricia Bullrich?” sería la manera turra de arrancar el almuerzo, pero mordete la lengua y no prendas la mecha.

Creéme que, en el fondo, a él también le dio vergüenza ver a la ministra chapoteando en lo de Mirta sobre un tema tan grave mientras se manducaba una pechuguita de pollo. No daba. Era para un living a solas, en serio, de media horita sobre el tema, sin comida y hasta por ahí nomás.

Pero no te cebes con el asunto. Ya sabés que si clavás el cuchillo ahí, Tito te salta con el tema Milani y hasta el Memorándum con Irán no para.

Obviamente, tampoco podés ni acercarte al tema de la corrupción. Imaginate. Tito te está esperando con el repertorio de siempre: De Vido, López, Báez, Hotesur, etc etc. Mamita. Así no llegan a la tira de asado y olvídate del flan que trajo tu hermana.

¿Vale la pena? No. Es tiempo de otra cosa. Hay que ser más creativo. Sorprendelo. Entrale por donde el tipo menos se la espera. “¿Che Tito, no sería un buen momento para que el gobierno vaya convocando a un diálogo amplio para resolver los verdaderos problemas que tenemos? Yo creo que buena parte del kirchnerismo se sumaría… (no importa que no sea cierto, si se lo decís con tono amigable, el tipo no va a saber reaccionar). “No te digo de convocar a Moreno o a Boudou porque a esos dos ya los pasamos a retiro” (esa lo va a ablandar)… pero un Taiana o un Filmus aceparían ir perfectamente, cómo lo ves? Y al toque le acercas la bandeja con los salamines sin dejar de mirarlo fijo a los ojos. Así le cortás el circuito en medio campo.

Mientras se lleva el quesito al buche, le hacés una bajadita de línea:“… yo acompaño a Unidad Ciudadana, pero si los tipos van a querer incendiar todo, conmigo no cuentan. No nos vamos a andar peleando nosotros que somos familia”. Con ese gesto, ya te asegurás la sentada a la mesa y la primera bandejeada de achuras. “Somos familia, tus hijos llevan la mitad de mi sangre”. Es golpe bajo, pero vale. Que la otra mitad de la sangre sea de ese inútil macrista tómalo como un daño colateral y tratá de que no se te escape una risita socarrona.

Ya con el partido en modo Uruguay-Argentina, lo vas llevando tranquilo. Sin atacarlo. Ni se te ocurra decirle que él es la derecha. Primero porque si ustedes insisten con esa idea no vuelven a ganar una sola elección más.

Y segundo porque vos sabés bien que Tito es un plomo, pero no es la derecha. Además esa es la jugada que justamente él está esperando que vos hagas. Tiene la respuesta preparada desde que llegó a tu casa: “Sabés que la última vez que vinimos, desde Paso del Rey para acá era todo barro. No te digo que ahora sea Beverly Hills, pero están asfaltando, poniendo luces, enterrando caños de cloacas. Bien Mariu, no? Pensar que hay tipos que todavía dicen que Vidal es la derecha y Scioli era la izquierda”. Con esa te mata.

Salí de las cuerdas, andá hacia a la parrilla y, como quien no quiere la cosa, le tirás un “¿jugosa o a punto?” y lo desubicás frente a toda la familia. Achicá la grieta.

La que podés hacer es tirar la del endeudamiento. Tranquilo, sin foul. El te va a decir que lo del endeudamiento es por el déficit que dejaron ustedes pero esa dejala pasar que se va afuera. Al fin y al cabo, el gobierno tampoco lo pudo bajar. Explicale que ahora el problema es de todos. “Tenemos que pensar algo, Tito. Sobre todo ustedes que son gobierno, nosotros acompañamos” (esa si pasa, pasa).

Por ser el primer asado de acercamiento, no insistiría mucho más. Hablá de Del Potro. Si querés seguir con la política, podés intentar un Corea del Norte. En esa lo vas a tener de aliado. “Che Tito, imagínate si ese loco aprieta el botón… nos borra a todos”. El “bueno, por lo menos zafaríamos del aumento de tarifas previsto para después de octubre”, guardátelo. Es gracioso, pero arruina todo el plan. Pacifiquemos.

Tratá de llegar al postre, cafecito, sobremesa con recuerdos familiares y después lo acompañas hasta la parada. Probá esta: “Tito, tenés la SUBE o te presto la mia?... bien el kirchnerismo ahí, no?’ Esa le va a doler un poquitito, pero se la va a bancar.

Una pena que no se puedan quedar para ver los partidos. Ayudaría a ir superando el enfrentamiento, pero se hace tarde. Boca y River juegan de noche. Otra vez.

Como cuando el kirchnerismo programaba los partidos desde la jefatura de Gabinete para inundarnos de propaganda neofascista.

Y ahora este gobierno, que se suponía que venía a cambiar las cosas, lo sigue permitiendo porque a los vivos de la televisión y de la Superliga les resulta más rentable. Mientras tanto, nos jodemos todos. No lo puedo creer. Tanto esfuerzo para terminar con aquellos fachos y ahora hay que bancarse a estos vivillos.

¿Querés que te diga la verdad? Ahora que lo pienso bien, olvidate de todo lo que te dije. Llamalo a Tito y decile que se vaya a la puta madre que lo parió. Qué joder.
Notas relacionadas
Comentarios
MN no tiene responsabilidad alguna sobre comentarios de terceros, los mismos son de exclusiva responsabilidad del autor y se reserva el derecho de eliminar comentarios contrarios a las leyes de la Rep. Argentina.